Reacondicionamiento

La diferencia entre un producto Apple reacondicionado y otro de segunda mano es enorme, aunque mucha gente no lo crea.

Un Mac de segunda mano es aquel que ha tenido uno o más propietarios y muy probablemente presenta un deterioro derivado de su uso. No pasa ningún tipo de filtro, puede dar toda clase de problemas y probablemente alguno de sus componentes no funciona al nivel que debería.

Un Mac reacondicionado, por el contrario, ha sido sometido y superado numerosos tests realizados por un equipo técnico especializado con el objetivo de identificar y filtrar todos aquellos que no presenten un rendimiento del 100%.

Todos los productos Apple que vendemos proceden de renovaciones tecnológicas de corporaciones europeas y pasan por un riguroso proceso de reacondicionamiento realizado por nuestro equipo técnico, que garantiza su ya excelente estado.

A continuación podéis ver un resumen de las distintas fases del proceso de reacondicionamiento:

Fase preliminar


Nuestro equipo técnico comprueba la configuración de los componentes de cada Mac y crea una etiqueta con sus especificaciones técnicas, que acompañará al producto en todas las etapas del proceso.

Tests generales


Nuestro equipo técnico evalúa el correcto funcionamiento de los distintos componentes del equipo con software especializado.

Tests MacBook


Tras haber sido sometidos a los tests estándar, los MacBook pasan también tres tests específicos adicionales: de teclado, de capacidad máxima de batería y de cargador.

Test de rendimiento


Comprobamos que los HDD no tengan sectores defectuosos, que la RAM no presente ningún problema y que el equipo tenga un rendimiento del 100%.

Fase final


Los Mac que superan todos nuestros tests pueden ser considerados auténticos Macs reacondicionados, con el mismo rendimiento que uno nuevo, pero a mitad de precio.